jueves, 19 de julio de 2007

Caspar David Friedrich y el joven Werther



Fue durante una mañana, muy temprano, cuando el joven Werther penetro en un paisaje ajeno, el paisaje era sombrío y no le pertenecía, el paisaje era de Caspar David Friedrich, súbitamente la mañana se transformó en un frío atardecer, en el fondo dos mujeres regresaban del cementerio de llorar a sus muertos, el joven caminó hacia un futuro incierto, jamás regresó.